En algunos casos, la respuesta es SÍ, la extirpación de la glándula prostática (prostatectomía) es una de las cirugías pélvicas masculinas más frecuentes. Puede dañar los nervios y los vasos sanguíneos, como mínimo se extirpa un potente órgano sexual masculino.

Los riesgos asociados a la cirugía prostática consiste en la pérdida ocasional o total de la erección, perdida de la capacidad de eyacular, expulsión de orina durante el orgasmo (incontinencia asociada al orgasmo), eyaculación dolorosa y disfunción del deseo sexual.

Los hombres pueden sentirse afectados por la prostatectomía tanto o más que las mujeres por la histerectomía, porque los efectos en los hombres pueden llegar a ser más visibles externamente, dado que afecta a la erección, la penetración y la eyaculación.

Los hombres que conservan intacta la próstata y que presentan dolor en el momento de la eyaculación o inmediatamente después de ésta, pueden tener prostatitis, hiperplasia benigna de próstata o bien obstrucción de los conductos eyaculatorios, todas estas enfermedades se tratan con medicación pero también pueden requerir cirugía.

Los hombres que van a someterse a una cirugía de próstata deberían hablar con su médico y preguntarle por las posibles consecuencias de la intervención. Los recientes avances en los procedimientos quirúrgicos han reducido de manera importante los riesgos para la función sexual del paciente.

Leave a comment

Terapia Cuerpo Mente © 2022 All rights reserved. Design by L'Agència Grup